Inicio > Alana 1962 > Cinismo, etapa suprema, del comunismo.

Cinismo, etapa suprema, del comunismo.

Cinismo, etapa suprema, del comunismo.

Afortunadamente para burlar la censura, los cubanos aprendimos a leer entre líneas y por lo tanto, sabemos, que donde dice digo, debería escribirse, diego. En la nota oficiosa, del martes 10 de mayo de 2011, publicada en el amarillento libelo oficialista, de la dictadura, el matutino diario GRANMA, leímos todas las patrañas, pre, re y pos fabricada, por la tiranía castrista. Esta nota Oficial se refería a la muerte, del opositor villaclareño, Juan Wilfredo Soto García, ocurrida a todas luces, en muy dudosas circunstancias, para nada esclarecidas por los órganos policiales. Más aun, cuando en grabaciones escuchadas, a través de la radio, el occiso expresa, en propia voz, diversas amenazas, proferidas contra su persona, por parte de la represiva Policía Política. A su decir, le advierten, que debería atenerse a las consecuencias, si continuaba su acción opositora frente al régimen dictatorial. Las consecuencias están ahí, tangibles. El resultó muerto, por lo tanto esas son las amenazas ya consumadas y podemos concluir que su muerte había sido premeditada. Algo parecido ocurrió con el fallecido Orlando Zapata Tamayo, ellos provocaron ese desenlace, para librarse de el.

 

Eso demuestra que están utilizando este método, para eliminar, a los opositores más conflictivos y que todo quede, en una confusión médico des informativa, porque en Cuba no existe ningún sistema, médico, ni legal, independiente y no se pueden verificar lo realmente, acontecido. Hasta el propio departamento de medicina legal, pertenece al Ministerio del Interior y sus miembros son militares. En el caso de Zapata, la observaciones hechas al cadáver, demuestran que fue sometido a golpizas y torturas, ese fue un caso excepcional, por su repercusión internacional, por lo que no quedó más remedio que entregar el cuerpo a su madre, pero la causa de su muerte, no hubiera podido ser verificada independientemente, porque sus órganos vitales ya habían sido retirados e incinerados. El cuerpo de Juan Wilfredo Soto García, fue también manipulado. La causa de su muerte, lo que provoco el shock anafiláctico, fue según dijeron, una pancreatitis, pero ¿qué desencadenó la pancreatitis? Sin dudas, los golpes propinados por los esbirros castristas, porque se puede vivir con una enfermedad crónica, durante años y no enfrentar la  muerte, por esa causa.

 

En eso tengo una experiencia  muy personal; hace algún tiempo mi organismo se declaró Hipertenso, aunque la hipertensión en mi caso, es casi una rareza. En meses pasados ellos me apresaron, me revolcaron por el suelo y me golpearon, fuertemente, en la cabeza. Cuando me encontraba en mi casa y tras algunas horas de ser liberado, comencé a sangrar profusamente por la nariz. Me decía una médica al llegar al hospital, que la causa fue una subida de la presión arterial y que pudo provocarme un derrame cerebral, si la ruptura de un vaso capilar se hubiese producido en el cerebro y no en la cavidad nasal. De haber ocurrido algo así, ellos habrían dicho, “el era hipertenso y por eso murió”, pero quien provocó la súbita subida en mi presión arterial, si no ellos mismos, por la agresión y la conmoción física a la que me sometieron y por el capricho, de no permitirme llegar a determinado lugar. Yo, ciertamente, no cometí delito alguno, ni me dirigía a ninguna zona militar, prohibida, para provocar la golpiza que me propinaron.  Luego de tal confusión todo quedaría, en la impunidad, como ocurre ahora.

 

Hemos constatado además, como conocen de los padecimientos médicos de los opositores. En Cuba todo el mundo está, exhaustivamente controlado, aunque muchas personas en el extranjero, no lo crean, incluso cubanos, que no conocen, lo que verdaderamente significa, esta dictadura y sus métodos atroces. Le golpean en lugares específicos de su cuerpo, donde lo saben dañado. A una muchacha Llamada María Julia, la patearon en el vientre, ella está operada de un problema en su interior y esto le provocó, un cuadro de intenso sangra miento intestinal durante varios días. A Sonia Garro la patearon bárbaramente, en uno de sus muslos, lo que le puede provocar problemas circulatorios, en sus piernas, como la ruptura de alguna vena o una arteria  a lo que ella es proclive. Y así, podrían documentarse y enumerarse diversos casos. Además están entrenando a sus esbirros en artes marciales asiáticas, especialmente peligrosas, donde son conocidos puntos claves, para causar lesiones internas que pueden provocar, graves secuelas e incluso hasta la muerte, del agredido.

 

Esa es una intención, muy claramente establecida y conocida por los personeros de la dictadura, a quienes hacemos responsables directos, de esas acciones y de sus consecuencias. Ya se sabe que las matanzas, las desapariciones y los encarcelamientos de opositores, pueden crear grandes conmociones en la arena internacional y en la población interna, el gobierno cubano lo sabe y ahora intenta cronométricamente, de ir eliminando uno a uno a aquellos que más problemas le crean.  A un grupo los desterró, después de mantenerlos encarcelados durante  años, a otros los reprime golpeándolos fuertemente, para atemorizarlos, como es el caso de Ángel Moya, el de Sara Martha Fonseca y otros valientes contestatarios y  a otros los va eliminando físicamente, o sea asesinándolos sutilmente. 

 

Sobre la “información”(más adecuadamente la desinformación) aparecida en el Granma, la población suspicaz, se expresa así: “dicen ellos, que no lo mataron de una golpiza y que esa es una ´campaña mediática´, de la contrarrevolución interna y de la prensa internacional, contra la revolución y el apoyo popular al congreso del partido comunista y a sus lineamientos”. Pero en la expresión misma, se encuentra la opinión, porque muchos han visto, como las fuerzas represivas golpean, impunemente, a la población. Nadie cree, ni una coma siquiera, de lo que aparece escrito, en “The Grandma Yellowish”, impreso en papel gaceta y utilizado, comúnmente como papel sanitario, por los cubanos.

 

Escuchamos que se pide una investigación internacional sobre los hechos, no creo que los gobernantes lo permitan, pero si así lo hacen, ellos tienen demasiado control sobre los testigos y estoy seguro que los resultados, no aportarán nada o serán de su conveniencia. Aunque esta acción puede sembrar un precedente de responsabilidad, para la dictadura castrista. Lo efectivo es que desactiven el sistema represivo en contra de la oposición política y desmovilicen a sus esbirros, de lo contrario estos casos se seguirán produciendo y los ex esos, provocaran más muertes, como hemos estado denunciando desde hace mucho tiempo.

 

El domingo, luego de conocerse la muerte del opositor político, Juan Wilfredo Soto García, vimos como, retiraron de inmediato, a los esbirros visibles, una acción hipócrita de los tiranos.

 

Héctor Julio Cedeño Negrín

Periodista Independiente de Cuba

 

PRENSA INDEPENDIENTE DE CUBA

Ciudad de la Habana, 12 de mayo de 2011

Anuncios
Categorías:Alana 1962
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: